El tuit de Ronaldo, ¿es valor o es precio?